Todos los que se dedican al mundo del posicionamiento en buscadores deben tener en cuenta una serie de nombres de animales, ya que Google ha bautizado a sus algoritmos con algunos de estos nombres, lo que hace que una agencia posicionamiento web pueda llegar a tener complejo de veterinario, por la gran cantidad de veces al día que está al tanto de estos. Hoy hablaremos un poco sobre cada uno y lo que Google hace con ellos.

Panda

Panda es el primer algoritmo que lanzó Google en lo que se puede denominar su cruzada contra el contenido de mala calidad. El objetivo que tiene este es precisamente el de penalizar los sitios que rellenan sus páginas con contenidos, pero no aportan nada que realmente tenga un valor. Todo consultor SEO sabe que hay algunas cosas que toda página web debe vigilar para tener contento al panda:

  • Información de confianza.
  • Contenido escrito por alguien que conoce el tema.
  • Nada de contenido duplicado de otras páginas.
  • Una ortografía correcta, nada de errores gramaticales.
  • Contenido original, que a la gente le guste compartir.

Pingüino

El segundo animal que puso en marcha Google tiene mucho que decir en materia de SEO, ya que se dedica analizar los enlaces en busca de aquellos que no son naturales, algo que el buscador identifica como un intento de engaño mediante una estrategia que hoy está muy penalizada. Para que esto no nos ocurra, estos son los pasos principales que hay que seguir:

Eliminar los enlaces que no tienen nada que ver con el tema del artículo. Estos enlaces poco naturales son los que pueden hundir una web con más rapidez, sobre todo desde la llegada de la versión 3.0 de este algoritmo.

Vigilar la calidad de los enlaces. Los enlaces que provienen de sitios con una baja autoridad de dominio se tienen que evitar a toda costa.

Acabar con los enlaces negativos o “tóxicos”. Como norma general pueden estar ubicados en los comentarios de nuestra página y dirigen a sitios que nos pueden penalizar. Por esta razón, una buena idea es incluir la etiqueta “nofollow” en la caja de comentarios. Y si detectamos que alguna página perjudicial nos ha enlazado, podemos pedir a Google que la desautorice para que no nos afecte negativamente. Vigila quién te enlaza y desde dónde.

Colibrí

Se trata de algo más que de un algoritmo en sí, sino de un nuevo modo de hacer las búsquedas empleando los algoritmos anteriores. Mantener el contenido de buena calidad y dar a los lectores lo que quieren es precisamente lo que favorece a una página web frente a la otra a los ojos de este pequeño pajarito.

Ya no sirve repetir una y otra vez la misma palabra clave para aparecer primero en los resultados de búsqueda, sino que es mejor usar palabras parecidas que le den más riqueza a los contenidos.

  • Compartir:
  • twitter