Cualquier consultor SEO reconoce que el uso que le damos a las redes sociales y los medios de Internet han cambiado, y mucho, la forma en la que nos comunicamos e interactuamos con los demás.

Nuestra percepción colectiva de las personas de nuestro entorno se ha fragmentado a unos niveles que no se pensaba que pudieran llegar a existir, principalmente por el ámbito de acción al que nos llevan estas redes para hacer contactos.

De hecho, hay quienes se han convertido en auténticos adictos a las redes, y la relación que tienen con la gente es casi exclusivamente en línea dejando a un lado las relaciones personales en la vida real.

¿Son tan malos los medios sociales como dicen los más críticos? ¿Es posible mantener el equilibrio y aprovechar la red no sólo para navegar, sino incluso para ampliar nuestras relaciones con familiares y amigos en el mundo?

¿Por qué algunos los critican?

Algunos critican el uso de los medios sociales alegando que se trata solamente de una forma de lavar cerebros y conseguir que la población compre todo lo que salga por la pantalla, razón por la que miles de empresas se plantean el coste posicionamiento web como un mal necesario, algo que merece la pena pagar porque el efecto que tiene es contagioso.

El uso de Facebook o Twitter a lo largo del día se ha convertido en un acto cotidiano, que lleva a muchos a tratar de ser multitarea, cuando es evidente que los seres humanos no somos capaces de ello.

Otro de los aspectos negativos que llevan a criticar los medios sociales es la facilidad que tienen algunos para ofenderse por no recibir una respuesta inmediata, conscientes de que todos podemos tener acceso a los medios sociales en cualquier momento y lugar, lo que fomenta la impaciencia, según los más negativos.

El equilibrio es posible

Ser equilibrados en el uso de los medios sociales es posible. No solo es posible, sino que además es sumamente importante, como nos recuerdan desde diseño-posicionamiento-web. Para lograrlo hay que ser consecuentes, y obligarnos si es necesario a desconectar, a marcarnos un horario en el que no estemos delante del ordenador y avisemos a nuestros contactos de que no vamos a contestar ni interactuar con nadie a cualquier hora.

Si tenemos por costumbre conversar con nuestros contactos en el mundo virtual, podemos aprovechar y quedar con aquellos que tenemos más cerca para salir y relacionarnos con ellos en el mundo real. De hecho, en muchas ocasiones se organizan quedadas con el fin de verse en persona y entablar relaciones más allá de la red, relaciones que sin los medios sociales jamás habrían sido posibles.

  • Compartir:
  • twitter