Manejar una estrategia SEO, tanto a nivel particular como para terceros, presenta una serie de desafíos. De hecho, cuando algo parece funcionar a la perfección y dar buenos resultados, algo cambia por completo y el SEO sufre una nueva agitación. Esa es la vida de quien se dedica a dar servicio SEO.

Sin embargo, si se miran más de cerca, se puede apreciar que no se trata de nuevos desafíos, sino que por lo general ya se han experimentado antes con alunas variaciones, pero en esencia son los mismos.

A continuación, veremos 3 retos comunes para quienes hacen SEO, y algunas soluciones:

Expectativas equivocadas

Uno de los problemas más comunes es lo poco que se entiende el SEO y los resultados que pueden esperar las empresas cuando se plantean comenzar una estrategia de posicionamiento.

De hecho, incluso quienes se dedican al SEO de forma profesional tienen definiciones distintas de cómo se hacen las cosas, lo cual lleva a unas expectativas que a menudo no se cumplen, lo que genera frustración y clientes descontentos.

Por ello, lo primero que hay que hacer es comprender lo que se puede esperar y lo que no, teniendo en cuenta lo que cada proyecto espera conseguir y reconociendo que hay cosas que simplemente son imposibles, especialmente a corto o medio plazo.

Recursos limitados

Una estrategia SEO no es un asunto de un solo departamento. El equipo de desarrollo, contenidos, Social Media y hasta contabilidad deben estar involucrados para que funcione.

El desafío radica en muchas ocasiones en que no hay personal o recursos suficientes como para hacer una labor completa, y el presupuesto suele ser muy limitado para aceptar algunas tarifas posicionamiento web.

Para acometer este desafío hay que fijar prioridades. Cuando el presupuesto es limitado hay que asegurarse de que se da atención a unos objetivos y aparcar otros. Obviamente hay que centrarse en el objetivo que va a dar mejores resultados.

Giros inesperados

Los cambios están fuera de nuestro control, por mucho que tratemos de evitarlos o de anticiparnos. El presupuesto puede tener que recortarse más, una empresa puede cambiar de rumbo y los algoritmos de los buscadores pueden dar por negativo algo que ha funcionado hasta este momento.

Lo importante en estos casos es tener un plan alternativo para cada escenario. Es cierto que no se puede estar pendiente de todo lo que pueda cambiar, pero al menos hay que tomar el pulso a los acontecimientos para no perder la cabeza, y si alguno de los cambios afecta muy directamente, hay que seguir trabajando por adaptarse lo mejor posible, pensando que el SEO no es un sprint, sino una carrera de fondo.

  • Compartir:
  • twitter